domingo, 11 de noviembre de 2012

Los bichitos de luz versus Los marcianos

Ayer se descubrió la última cerámica en la Calle La Palma con letras míticas del Carnaval gaditano. Le tocaba el turno a un tango de "Los Bichitos de Luz" (1955). El acto me ha parecido realmente emotivo. Hijas y nietos de Ramón Díaz Gomez Fletilla, a la vez que una hija y un sobrino de José Osiel Varela estuvieron presentes (estos últimos gracias a Kiko Camacho). El coro de Julio Pardo y Antonio Rivas fueron los que interpretaron aquello de "Hoy los platillos volantes se ven volando por todas partes...".
Al presentar el acto indiqué porqué se ha colocado la cerámica en la esquina con la calle San Félix, y más concretamente en la fachada del restaurante El Balneario. Según recuerdos de Manolo de la Rosa desde allí partía la carroza del coro, tirada por mulas, para cantar en los alrededores de la plaza de Abastos.
Hice especial hincapié en las distintas versiones que existen en el mundo del carnaval sobre la rivalidad de "Los bichitos de luz" y "Los marcianos". Asín todos contentos. Y es que he leído y escuchado todo tipo de historias que van desde la típica bronca entre coristas "a guitarrazos", hasta el "en verdá nunca llegaron a las manos". Ya de vuelta, tras conversar con los familiares de Fletilla y José Osiel, así como con Kiko Camacho, pensé para mí: voy a repasar las distintas historias contadas. 

* * *
Platillos volantes en La guerra de los mundos, 1953.
Corría la década de los años 50. La fiesta grande de los gaditanos se acaba de restaurar después de más de diez años de prohibición. Aun así la palabra "Carnaval" seguía bajo sospecha. Una férrea censura hacía que los autores se pensaran más de dos veces que ,y como, escribir en las coplas. Son los años en la que la oscura España comienza a salir del negro tunel de la posguerra. Acontecimientos históricos como la Guerra Fría ayudará, de forma indirecta, a salir de ella pero también a que el dictador Franco y los suyos se acomoden en el poder durante décadas. Las noticias de Estados Unidos eran recibidas en la prensa y radio españolas. Que para eso el país yankee había bendecido al Caudillo. Y una noticia que se repetía en suma en aquel 1954 era la aparición de "platillos volantes". Se intentaba desviar la atención así como insuflar miedo a toda la población que quedaba a este lado del muro.
Tanto fue así que Ramón Díaz Gómez Fletilla que seguía firmando sus autorías en los repertorios como R. Rios, una mañana de domingo escribió para su coro la siguiente letra:

Hoy los platillos volantes se ven
volando por todas partes
yo no se que significa ese tiesto
aseguran que es del planeta Marte,
el asunto es que la cosa
resulta un poco desconcertante.
Si vienen de aquel planeta
esto nos demuestra que son muy listos
y saben mucho ya los marcianos,
pero me está pareciendo, por lo que estoy viendo
que son rutinas, habladurías y comentarios.
Si han inventado el platillo
como una gran cosa
en la creencia que ya con él
van a amendrentarnos
es preciso se convenzan
que la Tierra está dispuesta 
cuando quiera a liquidarlos.
A mí me importa un pito
ese platillo y sus tripulantes
vengan de dónde vengan
que sean de Lunes, que sean de Martes,
siga como hasta ahora,
allá en lo alto ese planeta
y si quieren asustarnos
vamos a decirle pa´que lo sepan
que si ellos son marciones "olé"
yo he nacido en La Caleta.

Para escuchar el tango pincha aquí.

El coro "Los bichitos de luz" en su carroza.
La letra fue presentada a la censura junto con las otras coplas que componían el repertotio de "Los bichitos de luz". El nombre de los autores (Francisco García de Quirós Hueso, Ramón Rios y José Osiel), el director (Eduardo Delgado) y restos de componentes, así como sus direcciones particulares también. Y aunque entre los documentos consultados en el Archivo Histórico Municipal de Cádiz no se han conservado las letras, si es verdad que aparece en el libreto. Por lo que nos lleva a pensar que tuvo que ser presentada y aprobada.
Causas del destino -o no-, aquel año se presenta un coro con el nombre de "Los Marcianos". Dirigido por Joaquín Fernández Garaboa Quini y con la autoría de Manolo Bravo Vilar en la música y Antonio Torres Ramírez en la letra. El tema "espacial", como decíamos, estaba de moda.
El concurso de coros y chirigotas duraba en 1955 dos días. Fue en la primera sesión de tarde, miércoles 9 de febrero, cuando cerraron la segunda parte "Los marcianos" y "Los bichitos de luz". Se presentaron en total cinco coros, los dos ya nombrados más "Los mosqueteros", "Los príncipes" y "Los húsares de la fiesta". Desde la reaparición de la fiesta los coros levantaban pasiones entre los aficionados. Había una gran rivalidad entre ellos en parte conseguida gracias a los magníficos tangos que se escribían. Sobre todo en lo que concierne a la música.
"Los marcianos" con su platillo volante.
No se si en aquella sesión "Los bichitos de luz" interpretaron el tango en cuestión. Los cinco coros pasaron a la Final que se celebró al día siguiente en sesión de noche. Todos los coros actuaron en la segunda parte. En primer lugar "Los marcianos" y después "Los bichitos de luz". Según indica Agustín González Rodríguez Chimenea (1995: 34) fue en aquella final cuando "Los bichitos de luz" cantan el tango -en teoría no dedicado al coro de "Los marcianos"-, que es interpretado por el público como un ataque directo. Los seguidores de "Los bichitos..." aplaudieron a raudales. Gritos de desaprobación por parte de los fieles a "Los marcianos". Tras el alboroto -que sería parecido a los que todavía, de vez en cuando, ocurren en el COAC-, el coro decide cantar de nuevo el tango. Repetirlo. Este fue el motivo de la descalificación de "Los bichitos...". En aquel entonces no se podía repetir letras. Hace unos años un periodista del Cádiz Información se inclinaba a pensar que la descalificación vendría por aquello de "...a mi me importa un pito...". La letra desde luego, como dijimos, había pasado la censura. 
Fuera como fuese, la cuestión, como ya se sabe, es que "Los marcianos" se alzaron con el primer premio y "Los bichitos..." se fueron de vacío. Descalificados.
Ya en la calle la historia es más complicada de reconstruir. Fernando Miralles y Javi Osuna en su Historia Gráfica del Carnaval de Cádiz (Vol. 1) niegan que hubiera enfretamiento violento entre las dos agrupaciones (2004: 76). Sin embargo si acudimos a las distintas fuentes que hemos podido encontrar el episodio varía. 
Fletilla, partícipe de dicha historia, nos declara en Gentes del carnaval de Cádiz:

"Y así empecé de nuevo. Después con "Los bichitos de luz", con Quirós; ahí formamos un tacaso." (1985: 92).

No añade nada más el autor y corista. Se limita a citar el éxito del coro. Volviendo a Agustín González hemos de decir que en sus declaraciones es más ambiguo si cabe. Sin bien nos indica que "la sangre no llegó al río", añade que todo quedó en "una especie de pelea entre vecinos" (1995: 34). Y es que estamos hablando de la supuesta pelea que se llevó en algún lugar del centro histórico de la ciudad. Aquella bronca que citábamos al principio.
¿Cómo pudo surgir la misma?
Veamos lo que nos cuenta, de nuevo, Agustín González:

"El primer sábado de Carnaval, antes de montarse en la carroza para actuar en la calle, los componentes del coro "Los marcianos" se habían reunido para oir de boca de su autor, Antonio Torres, una letrilla de tango hecha sobre la marcha..."(1995: 35).

La letra a la que hacía alusión Chimenea no se llegó a publicar en el libreto. Aparece en el libro citado y algunos aficionados al carnaval la recordarán. Es la que sigue:

Es la fiesta de los coros
de un abolengo señero
propia del pueblo castizo
que tuvo fama en el mundo entero
por su gracia, su alegría
y su donaire populachero.
De Pelelines no vieron ayer,
hoy nos ven de Marcianos
y solo pretendemos el aplauso amable
de nuestros paisanos.
Gaditanos nativos
de alma y corazón
aflora a nuestros labios
en los compases de un tango
el cariño a este rincón.
Y aunque nos vean disfrazados
de extraños seres llegados de otro planeta
también meció nuestra cuna la brisa de La Caleta.
No presumimos de orgullo
ni nos embarga la vanidad
y rechazamos con entereza
la ruín envidia y la baja ofensa
del algún bichito que nos quiera molestar.

(Para escuchar el tango, con otra letra, pincha aquí)

Sin embargo, parece ser, no fue la única copla escrita en contestación a "Los bichitos...". José Manuel Gomila Madueño me indicaba días atrás que Agustín García Astorga -bajo del coro "Los marcianos" y hermano de su suegro- conservó durante años una letra inédita de contestación. Cuál sería mi sorpresa al comprobar que Antonio Torres -o alguién de la agrupación-, escribió una letra más. La copla conservada por García Astorga no es la misma que la publicada por Chimenea. Gracias a la amabilidad de José Manuel Gomila la dejo aquí:


Hemos bajado a la tierra
en asunto comercial
y traemos un producto que 
es el remedio más eficaz.
Para esa plaga de insectos que 
está azotando nuestra ciudad.
En cuanto ustedes vean venir
a esos bichitos raros
tengan gran cuidadito
que son peligrosos
y tiran bocados.
Son de un tamaño enorme
y les vamos a advertir
son peligrosos de cerca
suelen picar por sorpresa
aunque los veas venir.
A nosotros los marcianos
sus pica picas no nos podrían dañar
pues venimos protegidos por una capa especial
y para estar más seguro
este producto se empleará
y en un cajón acondicionado
lo meteremos bien reguardado
pa´que otro año no vuelvan a molestar.

Si llegó a cantarse la primera copla tuvo que ser en la calle. Donde precisamente se dio la famosa "batalla de tangos". Las dos carrozas terminaron encontrándose y cantándose. El público tuvo que disfrutar a lo grande. Aun así no me resisto a indicar algunas consideraciones que me dan que pensar que efectivamente, antes o después, hubo alguna triste pelea entre coristas.
Hace años conocí a uno de los mejores segundas -y posteriormente bajo- de nuestro carnaval: Antonio Rivera Guzmán. Experimentado corista, y buen comparsista, me decía que la pelea fue real. Es decir, se llegó a las manos. Rivera era componente de "Los marcianos".
Enrique Osiel, sobrino de José Osiel Varela -autor de la música de "Los bichitos de luz"- y veterano bandurria de los coros de Puerto Real y Julio Pardo, me indicaba que sí, que la bronca incluyó la voladura de alguna guitarra. 
Su prima Milagros Osiel, hija de José Osiel, fue más allá. Me indicó que uno de los motivos por el que su padre dejó de escribir, y salir en Carnaval, fue el tremendo disgusto que sufrió por dicha pelea. De hecho, tras consultar la trayectoria de José hay que indicar que tan sólo volvería a colaborar con un coro en 1957: "Los cascabeles". Fallecería en diciembre de 1975.

* * *

Cada cual saque sus conclusiones. Una de ellas sería que los coros de entonces eran las comparsas de hoy día (Camacho dixit). O dicho de otra manera. Las pasiones que hoy levantan las comparsas, las despertaban entonces los coros. Esto debería hacer reflexionar a los coristas de hoy día. Hay muchos coros en el COAC, sí, pero ¿llegan realmente al público? ¿se cantan sus tangos cuando pasa el carnaval? Me temo que no. Sin embargo los de "Los bichitos..." y "Los marcianos" sí.
Julio Pardo y Antonio Rivas escribieron para el carnaval del año 2000 el coro "La tregua". Se basaba en la rivalidad de los dos coros aquí comentados. Una vez pasado el carnaval se reunieron con los supervivientes y tuvieron una jornada de convivencia (2008: 303). Estaría bien que se publicara algo al respecto. Ayudaría a aclarar este episodio carnavalesco.
Una última cuestión. Aunque suene a típico: la superioridad artística de los dos coros está por encima de toda "batallita". Y hay un dato que nos da que pensar que si se llegó "a las manos" muy posiblemente sería un acto de hombría de años 50 y, porqué no, bajos los "simpáticos" efluvios de los caldos de la tierra. Además debió tener una mínima trascendencia para los propios actores. Verán ustedes. Para las Fiestas Típicas de 1956 autores y directores de "Bichitos..." y "Marcianos" cruzaban sus caminos y escribían nuevos coros. El Quini continuaría dirigiendo junto con Antonio Torres, sumándose a la autoría de letra Fletilla (Paco Alba haría la música). Hablamos del coro "Los de pura cepa". Por otro lado García de Quirós se reuniría con Manolo Bravo para escribir "La fantasía", ahora bajo la dirección de El Astro.
Aquel año nacería la leyenda de la rivalidad entre "Los bichitos de luz" y "Los marcianos". También se extendería como la pólvora el mito de la bronca.

Fuentes bibliográfica:
- Acedo Sacaluga, Alejandro y Vázquez Aragón, José. Gentes del carnaval de Cádiz. Conversaciones con los viejos comparsistas. Caja de Ahorros de Jerez. Jerez, 1985.
- González Rodríguez, Agustín [Chimenea]. Anecdotario del carnaval gaditano. Copistería San Rafael. Cádiz, 1995.
- Miralles de Imperial, Fernando y Osuna García, Javier. Historia Gráfica del Carnaval de Cádiz. Tomo I, 1950-1959. Diario de Cádiz. Cádiz, 2004.
- Pardo Merelo, Julio. 25 años de coros de Julio Pardo (1978-2003). Excma. Diputación Provincial de Cádiz. Cádiz, 2008.

Fuentes orales:
Manuel de la Rosa García
José Manuel Gomila Madueño 
Enrique Osiel Andrades
Milagros Osiel Morón
Antonio Rivera Guzmán

Fuentes hemerográficas:
- Cádiz Información. 9 de diciembre de 2004.

Fuentes archivísticas:
- Archivo Histórico Municipal de Cádiz. Sección Carnaval. 1955

7 comentarios:

  1. Vayamos con cautela, que servidor no estaba en este mundo en 1955. Dicho lo cual, después de haber leído tu estupenda entrada, por la que te felicito, Santi, me pronuncio y me sitúo en el bando de los "en verdá nunca llegaron a las manos". ¿Por qué lo hago? por dos razones. Una, porque la experiencia me dice que la trasmisión de datos, generalmente empieza siempre con "una uña lastimada" y en apenas, cuatro o cinco boca-oídos, acaba en "mano amputada que yo lo vi"; y dos, porque lo dejó escrito (mecanoscrito, en este caso) uno de los autores de "Los Marcianos", Antonio Torres, de quien disfruté de su amistad, visité algunas veces en su casa de la Barriada y establecimos una gran complicidad, a raíz de "Los tontos de capirote".
    Escrito en una cuartilla, con una vieja Olivetti, Antonio me redactó y grapó al libreto de "Los Marcianos" que generosamente me regaló, la siguiente nota, que le tengo un enorme cariño:

    "AÑO 1.955 AGRUPACIÓN CORAL GADITANA "LOS MARCIANOS"
    Letra de tango, que en contestación del coro "LOS MARCIANOS" al coro "LOS BICHITOS DE LUZ", a una letra que cantó este coro, alusiva a "LOS MARCIANOS". Realizada por su autor, en un camerino del el "GRAN TEATRO FALLA", la misma noche en que éstos Coros cantaron en el Concurso de Agrupaciones. (Esta letra no se cantó al público por expreso deseo de su autor)

    (...) (Omito la letra, ya que Santi la transcribe arriba en segundo lugar: En la fiesta de los coros... Sigo con Antonio Torres que finalizaba con una nota...)

    Javi: He incluido ésta letra, porque sé que eres un apasionado de éstas cosas nuestras y te gustará conservarla. Se ha dicho en alguna ocasión que estos dos coros llegaron a las manos. Esto no es cierto. Aun quedan cantantes que salieron en ambos y algún autor. Por lo menos por parte de "LOS BICHITOS DE LUZ", Fletilla; que fue uno de los autores de "LOS BICHITOS", y yo que con Manolo Bravo hicimos "LOS MARCIANOS". Y el "Quini", que dirigió "LOS MARCIANOS". Aparte de el "Quini", solamente en Cádiz tiene esta letra, tres o cuatro amigos míos. Tú eres uno de ellos."
    (firmado y rubricado de puño y letra)
    Antonio Torres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javi, gracias por tu respuesta y por la copia del documento que me has enviado por mail. He tardado en contestarte pero lo quería hacer con tranquilidad y quería releer la entrada de nuevo. Cuando comencé a escribirla pretendía hacer un breve reseña del acto, al final me di cuenta que tenía mucho material y me "enrrollé" al teclado... con el conocido resultado (pareado).
      Comprendo tu interpretación y la respeto. De hecho son muy creíbles las palabras de Antonio Torres. No lo conocí pero su obra habla por sí y de seguro se negó a provocar, con su letra, una trifulca. También es verdad que si fue escrita aquella noche en el teatro no pasó por la censura por lo tanto ¿¡no se podría haber cantado, no?!
      Lo de la pelea es, practicamente, una cuestión baladí. Pero también te digo que la propia hija de José Osiel -que entonces era una mujer de 24 años-, te diga a la cara que el hecho fue cierto... es por lo menos para poner el tema en cuarentena.
      Habría que repasar la prensa... y si Pardo y Rivas grabaron aquella jornada de convivencia con los supervivientes estaría bien repasarla. Un abrazo.

      Eliminar
  2. los escuché en la calle solano...,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puede indicar, amigo Anónimo, ¿un mail para hablar del tema?

      Eliminar
  3. habia una que dcia mas o menos así:

    de la habana llego un fulano enamorao de nuestra tierra,
    para hacer una correria, que calmara su gran deseo,
    el venia a ver la patria, tierra de sus bisabuelos...,
    se quedo en barcelona, tierra graciosa, la mas grande de españa y la mas graciosa;
    luego estuvo en sevilla y se quedó frío, cuando vió tanta gracia y tanto trapío.
    como el dinero no le llegaba...,
    y, a partir de ahi recuero un poco batiburrillo to lo demás.

    ResponderEliminar
  4. los tejeringos de nuestra tierra, y las tortillas que hace la guapa,
    le dieron brios, valor y fuerzas; y, hasta mas gordo ya se notaba.
    como a nosotros nos sobra todo, y la miseria aquí no se ve,
    aquél célebre cubano, marchó a su tierra, no se porqué,
    y, el maleje, en las antillas, dijo que en cadiz se mantenia con un café

    mas o menos.

    ResponderEliminar
  5. me puedes contactar en rclb@hotmail.com
    rafa lopez

    ResponderEliminar